lunes, 15 de agosto de 2011

                         EL GRAN DÍA.
                         (y que día.)


Era el día mas importante de mi vida,apenas faltaban 2 horas para subir al altar.Sin duda,sería inolvidable.

-Estaba sentada en una silla mientras me terminaban de peinar.Lucia un bonito recogido con floritas acompañado de un sencillo maquillaje.Mis dos damas de honor me ayudaban con la lencería para mi noche de boda,era rosa pastel y con muchos lazos,tal y como había pedido.
Estaba preocupara por algo y no sabía el porque,supuse que serían los nervios del momento...
Mientras me retocaba en el espejo la puerta de la habitación se abrío de golpe,era mi madre con mi vestido entre sus brazos.
Era precioso,llevaba mucha pedrería y unos bonitos encajes.Un perfecto vestido blanco firmado por la marca Dior,entallado y palabra de honor.Parecía que estaba hecho para una princesa de cuento,fue entonces cuando me di cuenta de que aquella no era mi historia...
Mi mente se paro por segundos y un dolor de cabeza se apodero de mi.Empecé a temblar y un sudor frío comenzó a recorrer mi espalda.Me senté con disimulo para no alarmar a nadie.
No me lo podía creer ¿Que me estaba pasando?.Su voz no dejaba de sonar en mi cabeza y su cara no salia de mi mente.Mi cabeza había retrocedido tres años atrás y empezaba a recordar;Aquella sonrisa perfecta,su piel,aquellas manos,su pelo,aquella manera de hablar y esos ojos que seguían clavados dentro de mi.Sin duda,él había vuelto...
Mientras permanecía sentada disimulando lo evidente una de mis damas de honor se percató de que algo no marchaba bien,era mi mejor amiga.
-Cynthia ¿estas bien? -Preguntó preocupada mientras me miraba fijamente.
Entonces la mire,con un pequeño gesto le di a entender lo que me pasaba.Supo perfectamente lo que le quise transmitir.
-No me jodas Cynthia,no me jodas...-Decía mientras me miraba con cara de susto.
Me aguante las ganas de llorar para no estropear el maquillaje,no me entendía a mi misma.Me esperaba en el altar un hombre inteligente,guapo y maravilloso,había soñado toda mi vida con ese día.¿Como podía pensar en él?,el mundo se me cayo encima...
Entonces sin pensarlo,me levante y fui directamente a mi bolso.Agarre el móvil y acto seguido busque su nombre en la agenda,estaba decidida a llamarlo cuando de repente tocaron en la puerta;
-La limusina esta lista y esperando en la puerta-Decía mi tía mientras irrumpía en la habitación.
Solté el móvil bruscamente contra la mesa,era hora de irme.Me sentí como una autentica cobarde.
Salí por aquella puerta mientras me colocaba el velo como podía,el corazón me latía a mil por hora.
Estaba acompañada de mis dos damas de honor,mi mejor amiga y mi querido amigo gay de la infancia.Entramos en aquella bonita  y decorada limusina blanca,era todo un lujo.
Ya sentados y acomodados mi amigo gay muy preocupado me agarró de la mano con suavidad y me preguntó:
-Amor ¿te encuentras bien?-Decía con una voz muy fina.
Lo mire y con un nudo en la garganta pronuncie su nombre,me quería morir en ese momento.
-Ay madre mía...-Me respondía mientras se llevaba las manos a la cara,se había quedado mas blanco que mi vestido.
Baje la cabeza avergonzada,me sentía la peor persona del mundo.No podía creer que aquello me estuviera pasando a mi.
El coche paro,habíamos llegado.Mire a mis dos amigos,estaba apunto de llorar.Al ver mi reacción me agarraron de la mano con mucha ternura y fuerza.
-Veras que son los nervios,todo saldrá bien-Me susurraban con voz agradable intentando animarme y tranquilizarme.
Ya era demasiado tarde,no había vuelta atrás.Lo mas seguro es que él ni se acordara de mi,habían pasado tres años desde aquello.Me sentí estúpida y patética...
Pasados diez minutos salí del coche,me temblaban los pies.Mi padre me esperaba en la entrada de la iglesia para llevarme al altar.
Suspire hondo y levante la cabeza,ahí estaba mi novio tan guapo y elegante como siempre.
Empezó a sonar la marcha nupcial,pensé que me orinaba encima.Camine por medio de aquella iglesia mientras los invitados mas mayores alegaban por mis tatuajes visibles.Por lo visto eso no estaba bien visto en la "casa de señor".Los invitados mas jóvenes criticaban de buena manera mi peinado y mis bonitos zapatos de Chanel,me moría de verguenza.
La música paró,ya estaba en el altar.Mi novio me miraba sonriendo mientras el cura empezaba con los votos matrimoniales;
-¿Quieres recibir a Cynthia como esposa y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas,en la salud y la enfermedad y así,amarla y respetarla todos los días de tu vida hasta que la muerte os separe?
-Sí,quiero-Respondió muy seguro de si mismo.
Era mi turno,solo de pensarlo se me nublaba la vista.Las piernas me temblaban y de nuevo aparecía ese sudor frío,pensé que me desmayaba.El cura prosiguió con los votos:
-Y tu Cynthia,¿Quieres recibir a tu esposo.......?-Dictaba el cura.
No fui capaz de escuchar por mas que me intentaba concentrar,estaba en otra dimensión.
Apreté el puño y pedí ayuda.No sabia a que ni a quien,pero rogué para que alguien me sacara de allí.Me faltaba el aire,parecía que se me salía el corazón.
Los invitados permanecían callados y se miraban entre ellos debido a mi silencio,no era capaz de responder.Levante la cabeza,respire hondo y justo cuando me disponía a dar el "Sí quiero" la puerta de la iglesia se abrió bruscamente.
-¡No lo hagas,yo te quiero!-Gritó alguien desde el fondo de la iglesia.
¡No me lo podía creer!,no hizo falta girarme para reconocer aquella voz.Era la de él...
Caminaba firme hacia mi mientras se quitaba las gafas de sol,tan chulo y atrevido como siempre.Estaba perfecto,radiante y guapísimo,era el hombre de mis sueños.Sonreía mientras me observaba,no paraba de mirarme y eso me mato por completo.
Me agobie muchísimo,apenas notaba el aire.
-¡Fuera de aquí,vete!-Le dije llorando mientras los nervios se apoderaban de mi.
Entonces me miro y se paro.Parecía que le habían clavado un puñal en la espalda,juraría que le falto poco para llorar.Siguió mirándome fijamente durante menos de un minuto,nunca olvidare la expresión de aquellos ojos clavándose en mi...
Dio media vuelta,bajo la cabeza y salió furiosamente por la puerta sin mediar palabra.Me hizo pedazos el verlo de esa manera,algo había estallado dentro de mi.
Me tuve que sentar en el suelo,la vista se me nublaba nuevamente por segundos,aquello me superaba.
Los invitados empezaron a formas jaleo y polímica,fue un desastre.
Mi mejor amiga al verme acudió a toda prisa y me abanico como pudo.La mire mientras lloraba,me sentía gilipollas¿Como lo había dejado marchar?.
Mi amiga intervino al ver en el estado en el que me encontraba.
-Arriba Cynthia,corre lo mas que puedas y ve por el.Este es tu momento-Me decía mientras me sujetaba de los brazos con fuerza.
La abrase y le di las gracias,sus palabras me transmitieron mucha fuerza y valentía.Era mi última oportunidad,no podía dejarla pasar una vez mas.
Respire fuerte,me llene de valor y me levante.Mientras intentaba salir corriendo mi novio me agarro del brazo bruscamente:
-¡Suéltame!,me haces daño.-Le grite eufórica.
-¿¡A donde te crees que vas!?-Me gritaba mientras me sacudía.
Le empuje y escape como pude,salí corriendo con todas mis ganas.Ya no me importaba nada,solo él.
Salí de aquella iglesia gritando su nombre,corrí calle abajo sin rumbo mientras esquibaba los coches y los peatones.Aquello parecía de ficción,sacado de una película.
Tras diez minutos buscándole y gritando por la cuidad sentí la necesidad de sentarme,no aguantaba mas.
-Se ha marchado por mi culpa-Dije mientras me sentaba en la acera llorando y destrozada.
Estaba a punto de darme por vencida cuando de repente levante la cabeza y mire al frente,ahí estaba él.Fue una señal claramente,me quedé en estado de shock.
Sentado en un banco,solo y con la cabeza entre las piernas.Me levante atacada y grite su nombre,él se giro y me vio.
-¡Cynthia!-Gritaba mientras corría hacia mi.
Yo no era capaz de moverme,me quede de piedra mientras veía como se me acercaba.
Tras los cinco segundos mas largos de mi vida me abrazo y rompí a llorar,no me lo podía creer.Sentía su olor y su piel después de tres años.Le bese como nunca había besado a nadie en mi vida...
-Sácame de aquí,por favor -Le decía mientras no paraba de abrazarlo y besarlo.
-Ya estoy contigo mi amor,tranquila-Me decía muy cariñosamente sin dejar de abrazarme.
Me cogió en brazos con delicadeza y me secó las lagrimas.Sentía que me había salvado la vida y así fue,era el hombre de mis sueños.

Pese a todo lo que sucedió y lo mal que lo pase fue el mejor día de mi vida.Siete horas después me case junto a el en la playa,lejos de la cuidad.Lucia un sencillo traje que no llevaba firma de ningún modista,llevaba el pelo suelto e iba descalza tal y como yo quería,fui feliz.
Fue entonces cuando me di cuenta,ese fue realmente mi cuento.


                                                                Y FUERON FELICES.

5 comentarios:

  1. Increible,, cada vez te superas mas (L)

    ResponderEliminar
  2. holitaaa holitaaa tiliiii :) ya sOii bloggera jaaja. Está super bonito el texto.

    ResponderEliminar
  3. Mee encanta este blog!Te sigo, pásate por el mío si quieres, un beso de: http://americanbeauti.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho tu blog, y como sé la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
    Yo también tengo un blog y me haría ilusión que tú también me siguieras.
    Es este:
    http://paraalimentarmedetisolonecesitotuaire.blogspot.com/
    Te espero, pasate, me harías feliz como yo te e echo a ti.
    Un besazo, y te esperoo!

    ResponderEliminar
  5. I-N-C-R-E-I-B-L-E.
    Que sepas que llevo varios meses visitando tu blog, y que lo tengo entre los favoritos de google. Enserio, me encanta tu blog, me encantas tú y me encanta cada palabra que escribes.
    Desde luego, te sigo.
    Porcierto, mi blog es http://sonandoenvozalta.blogspot.com/
    Pasate y lo lees vale?
    PD: Acabo de empezar, no esperes nada bueno xD

    ResponderEliminar